Saltar al contenido

Mick Fanning, mucho más que un campeón

Mick Fanning surfista

Vida de Mick de Fanning, un surfista para la eternidad

El mundo le recordará siempre por su combate cuerpo a cuerpo con un tiburón blanco en J-Bay. Pero para quienes amamos las olas y hemos seguido el Tour los últimos veinte años, Mick Fanning siempre será uno de los mejores surfistas de la historia. No en vano, el australiano tiene un asiento reservado en el club más selecto de este deporte, junto a Marck Richards, Tom Curren, Kelly Slater y Andy Irons: el club de los surfistas con tres o más campeonatos mundiales en su haber.

Mick Fanning cresta ola

POR E. TORRICHELLI

“No teníamos mucho y mamá pensó que si estábamos en la playa nos mantendríamos lejos de los problemas”. Lo cuenta Mick Fanning en Surf for your Life, libro donde recorre su vida desde niño en paralelo a su crecimiento como surfista, en una metáfora tan transparente como hermosa. Y al volver a leer el libro para escribir este artículo no puedo dejar de ver las playas de Coolangatta  y de imaginar los momentos de gracia pura sobre las olas que Fanning ha vivido en Snapper Rocks y en Kirra.

Y de pronto pienso lo que escribió Hemingway en París era una fiesta, ese mítico libro de memorias donde el autor de Adiós a las armas recuerda sus vivencias en la capital francesa durante los locos años veinte:  “Éramos pobres y  felices”

Pobres y felices… Sí, pese a ser en aquel tiempo más pobre que una rata, París fue una fiesta para Hemingway: una fiesta que le acompañó siempre, fuera donde fuera.  Y lo mismo tuvo ser la Goald Coast para Mick Fanning y para esos amigos salvajes que compartieron juergas y sueños  en la adolescencia y que la prensa australiana bautizó muy pronto como los “Cooly Kids”:

“Sólo somos jóvenes y nos gusta divertirnos todo el tiempo”, diría un joven Fanning cuando él y sus amigos de Coolangatta, Joel Parkinson y Dean Morrison, animaban de día y de noche el Tour. “Pero lo mantenemos bajo control. Si hay una prueba en la que quiero hacerlo bien, estoy sobrio durante dos semanas. Se trata de dejar salir la frustración cuando pierdes o de celebrar cuando ganas”.

Vista aérea Coolangatta
Coolangatta

Los inicios en el surf de Mick Fanning

Pero volvamos al principio:

“Mis padres”, recuerda  Fanning, “se separaron cuando yo tenía tres años y nos mudamos al norte. Los tiempos difíciles se hicieron un poco más fáciles porque vivíamos en la costa. Mis hermanos mayores empezaron a surfear y, como suelen hacer los hermanos pequeños, los seguí. La vida era genial y mejoró aún más cuando mamá aceptó un trabajo en la Goald Coast”.

Nacido en Penrith hace ya casi cuarenta años,  Mick Fanning aprendió a surfear de verdad en la Costa Dorada, auténtico santuario del surf australiano. Las olas de la Costa Dorada fueron el patio trasero de su adolescencia, el escenario de sus primeras proezas sobre una tabla de surf, el lugar donde pulió su estilo y forjó su naturaleza competitiva… la cuna de sus sueños.

Golden Coast surf
Costa Dorada Australia

Sean, su hermano mayor, compartía esos sueños. Y cuando ambos empezaron a brillar sobre las olas, atrayendo la atención de marcas y sponsors, Mick Fanning escribió una lista de objetivos a cumplir con él: ganar un Pro Junior, ganar un evento de la QS, entrar en el WCT, ganar una prueba del Tour… ser campeón mundial. Por desgracia, Sean moriría antes de tiempo, sin ver ninguno de esos sueños cumplidos.

La muerte de Sean, el hermano de Fanning

“Hay golpes en la vida, tan fuertes…”, escribía el poeta César Vallejo. Y añadía: “Son pocos, pero son. Y abren zanjas oscuras en el rostro más fiero y en el lomo más fuerte”. Mick Fanning los ha encajado repetidas veces. La primera, bien joven, tan sólo un año después de entrar en los Pro Junior.  Fue la muerte en un accidente de automóvil de Sean, su ángel protector, su héroe dentro y fuera del agua.

“Estábamos en una fiesta juntos, pero nos separamos” recuerda en Surf for your life. “Él se subió a un coche y yo regresé a casa andando. Por el camino me recogió la policía y me dijo que había muerto.”

Las olas de la Costa Dorada fueron el paraíso donde Mick Fanning pulió su estilo afilado, preciso y potente, el campo de juegos donde forjó su naturaleza competitiva, la cuna de sus sueños.

La policía llevó a Fanning a casa y fue él , con tan sólo 17 años, quien tuvo que dar la noticia a su madre y a sus hermanos:

“Corrí, desperté a mi madre y se lo dije. Después llamé a mi padre. Fue salvaje, tener que dar ese tipo de noticias a esa edad”.

Mick Fanning Hermano Sean
Mick y su hermano Sean

Otro se había derrumbado. Fanning, no. El australiano se sobrepuso a la tragedia y se lanzó a perseguir sus sueños. Los persiguió por él mismo, pero también por Sean. Y una tras otra, las metas anheladas junto a su hermano fueron cayendo.

Los primeros años en el WCT

Fanning incluso se saltó algunos de los objetivos de la lista, ya que en 2001 se hizo con una invitación para el Rip Curl Pro Bells Beach y se llevó la victoria ante uno de los ídolos de su infancia, Danny Wills. Ese mismo año ganó la QS y se aseguró una plaza en el WCT. Nacía así el Rayo blanco.

Fanning siempre ha dado su mejor surf en olas grandes y en su primer año en la gira mundial conquistó el Billabong Pro en J-Bay, el título de Novato del año y un digno quinto puesto. El segundo año completó una actuación impecable y quedó cuarto. Todo parecía indicar que estaba llamado a convertirse en campeón del mundo; que podía  rayar a la altura de Kelly Slater y Andy Irons y colarse como un rayo en aquel magnífico duelo de titanes que sacó al surf de años de sopor.

Kelly Slater, Andy Irons y Mick Fanning
Kelly Slater, Andy Irons y Mick Fanning

Pero no era así, aún no. “Matemáticamente”, confiesa en Surf for your life, “estaba cerca  de la lucha por el título. Pero para ser sincero, no estaba ni mucho menos cerca. Tenía el deseo pero no la determinación.”

Y entonces se produjo la lesión. Otro golpe. Y éste pudo ser definitivo. Fanning sufrió una rotura en los músculos isquiotibiales durante un viaje en barco por Indonesia. Los médicos le dijeron que debían operar y le advirtieron de que quizá no podría volver a competir.  Pasó por el quirófano. Y después  de seis meses de intensa rehabilitación regresó a la competición. Pero algo había cambiado en él. La lesión le había ayudado a cambiar de mentalidad, establecer prioridades, y sobre todo, a confirmar su pasión por el surf:

“Comencé a entender mi cuerpo y a mí mismo mejor que nunca. Quería ser campeón del mundo y me comprometí  al cien por cien para alcanzar ese objetivo”.

Días de gloria

Y vaya si lo hizo. Regresó a la gira a principios de 2005 y lo hizo por todo lo grande. Ganó en casa el QuikSilver Pro Gold Coast y terminó tercero en la clasificación general, puesto que repitió en 2006. Fueron aquellos los años más memorables de Kelly Slater, cuando el surfista de Florida dio al mundo una lección que ninguno olvidaremos: Jamás  desprecies a un campeón.

Mick Fanning: “El surf es como cualquier otra cosa en la vida. No hay atajos fáciles para llegar a lo más alto. Vas a recoger lo que siembras”.

Pero 2007 fue el año del australiano. Fanning se hizo con tres victorias y, gracias a un surf superlativo y muy regular, conquistó su primer título mundial en Brasil.  Repetiría en 2009 y en 2013.

En 2009 llegó a Pipeline con una ligera ventaja sobre Joel Parkinson, su amigo de la Costa Dorada, suficiente, sin embargo, para alzarse con el campeonato. Toda  la gira fue un duelo cara cara entre los dos australianos.  Parko dominó la primera parte, imponiéndose en la Gold Coast, Bells Beach y J-Bay. Y Fanning controló la recta final, ganando en Trestles, Hossegor y Peniche.

Mick Fanning en 2009
Mick Fanning en 2009

El título de 2013 fue una reñida competición entre Slater y Fanning que también acabó decidiéndose en Pipeline. Slater venció en la prueba hawaiana, pero al australiano le bastaba con alcanzar la semifinal para llevarse la corona. Y no falló. Somos muchos los que aún recordamos las emocionantes rondas con C. J. Hobgood, primero, y Yadin Nicol, después, que Fanning superó para entrar en el Olimpo del surf, allí donde cuelgan su tabla los deportistas con tres o más títulos mundiales.

Rueda de prensa Fanning y Slater
Fanning y Slater

Una película de Spielberg: el ataque del tiburón a Mick Fanning

Todavía estuvo a punto de repetir en 2014 y en 2015. En 2014 Fanning llegó, ¡otra vez!, con opciones a Pipeline. Pero Gabriel Medina no se descompuso y aguantó la presión. “No dependo de ellos; es todo cosa mí”, declaró el prodigio brasileño días antes de la prueba final en Hawai. Y así fue. El surfista carioca se proclamó campeón en la mítica playa de Oahu, allí donde dos años atrás, había ejecutado un backflip de locura.

Pero el tiempo de Fanning no había tocado a su fin. El australiano fue a por todas en 2015. Se había impuesto en Bells Beach y esperaba dar un golpe de autoridad en J-Bay, la sexta cita del Tour. Las aguas sudafricanas aguardaban  el duelo entre Fanning y Julian Wilson. Y todo parecía marchar sobre ruedas hasta que, entre las olas,  apareció repentinamente un tiburón blanco.

Las imágenes se harían después virales. Todos los telediarios pasaron el ataque en horario de máxima audiencia. “Estaba sentado sobre la tabla, parado. Y noté algo al lado de mi pierna” contó después Fanning. “Rápidamente salté para esquivarlo. Sólo pude ver una aleta. Aunque no pude ver sus dientes, creí que me iba a morder. Empecé a nadar y a gritar”. Fueron unos segundos aterradores. El campeón australiano llegó a golpear con los pies al tiburón tratando de escapar. “Pensé que iba a morir”.

Pipeline 2015: la muerte de Peter

Las televisiones repetían una y otra vez el ataque del escualo. Todas querían una entrevista con el héroe. Nunca antes los focos se habían detenido tanto en un surfista. El australiano, sin embargo, llevó bien la presión de los medios. Se impuso en Trestles y se deslizó hacia la prueba final del Tour, Pipeline, con las opciones intactas. Tenía un cuarto título al alcance de la mano. Y nadie podía imaginar que la tragedia iba a llamar otra vez a su puerta.

“En J-Bay me sentí imbatible y al entrar en la segunda mitad del año decidí que la prueba sudafricana sería mi evento para cargar con fuerza. Fue entonces cuando apareció el tiburón y en cuestión de segundos alteró el curso de mi vida dándome una perspectiva que nunca antes había tenido”.

Fue justo la mañana del gran día, momentos antes de la prueba definitiva en Pipeline, con el título mundial en juego. Fanning habla también de aquel momento en Surf for your life: “El día en que todo estaba  listo para el último evento de la temporada, me desperté temprano por un golpe en la puerta. Mi madre estaba allí, de pie, con los ojos llenos de lágrimas. Mi hermano Peter había fallecido”.

Mick Fanning abrazo madre
Mick Fanning y su madre

La historia se repetía. Pero en condiciones, si cabe, aún más dramáticas. Los amigos le dijeron que no tenía por qué salir a competir. Sin embargo, Fanning sabía lo que Pete hubiera querido.

Compitió. Superó a Kelly Slater y a John John Florence en una eliminatoria espectacular, que jamás olvidará. “Fue la cumbre de mi carrera ”, asegura. “Fue la victoria más dura y satisfactoria de toda mi vida. Y desde entonces, ninguna de ellas ha podido igualar su importancia o mi deseo de ganar”.

Finalmente, Fanning perdió el título en favor del brasileño Adriano de Souza, pero se ganó la cálida admiración de los  surfistas de todo el mundo. Por otra parte, la derrota no le dolió. No podía dolerle. “Al final del día sólo tenía a Peter en mis pensamientos”.

Mick Fanning 2015 Pipeline
Fanning en 2015 en Pipeline

La hora de la retirada

Fanning siguió compitiendo,  regresó a Sudáfrica y ganó en J-Bay e incluso en 2017 volvió a vérselas con un tiburón en la bahía de Jeffreys. Pero ya nada era igual.  La chispa había desaparecido. El australiano sentía que ya no podía dar el cien por cien. Ya no lo disfrutaba como antes.

Y así, en 2018, después de meditar bien el paso, el Rayo blanco anunció que se retiraría tras  la prueba de Bells Beach. Diecisiete años después de su primera victoria en el gran evento australiana, el círculo se cerraba: el final era el comienzo.

“Ahora que he dejado de la competición, quiero experimentar con diferentes equipos y disfrutar de un nuevo enfoque. El objetivo final es ser mejor persona, una amigo de confianza, un hijo y  un hermano cariñoso, y concienciar a la gente sobre los retos a los que se enfrenta nuestro entorno. Creo que eso me mantendrá ocupado”

Hoy Fanning disfruta de un retiro que muchos querríamos para nosotros: una buena cuenta corriente, una casa en la Goald Coast, cerca de Kirra y de Snapper Rocks, buenos patrocinadores, su propia marca de tablas de surf  “MF Softboards” y la posibilidad de buscar la ola perfecta y de surfear sin presión en los más bellos lugares del mundo.

Momentos estelares de la carrera de Mick Fanning

  • 2001 Victoria (como invitado) en el Rip Curl Pro Bells Beach.
  • 2002 Quinto puesto en la WCT y Rookie del año.
  • 2007 Primer título mundial
  • 2009 Segundo título mundial
  • 2013 Tercer título mundial
  • 2014 Segundo, detrás de Gabriel Medina
  • 2015 Segundo, detrás de Adriano de Souza. Ese año sale ileso del ataque de un tiburón blanco.
  • 2018 Se retira en Bells Beach.

Y además:

  • 22 victorias en el Tour
  • Surfista australiano del año en 2002, 2004, 2007, 2008, 2009, 2010, 2011, 2014, 2015, 2016.

Palabras de Kelly Slater

El periodista Sean Doherty escribió una vez que por mucho que investigara jamás encontraría una mala palabra que decir sobre Mick Fanning. El australiano es una leyenda viva, un deportista superlativo que nos ha regalado momentos memorables y también un tipo amable capaz de separar la competición de la vida real. Tal y como dijera Kelly Slater en la fiesta de jubilación del Rayo blanco:

“Creo que es bueno cuando puedes dejar la rivalidad en el agua. Mick siempre lo ha hecho. Todo el mundo se mete en sus pequeños grupos, y cada uno tiene su propia cosita en diferentes países, pero a cada chico de la gira le gusta Mick Fanning”.

Mick Fanning surfeando

Las tablas de surf de Mick Fanning

El mismo año que ha anunciado su retirada del World Tour, el australiano Mick Fanning aterrizó en el mercado de tablas de surf con su nueva colección de MF Softboards Se trata de una colección de tablas soft que, según  su mismo creador, serán “las tablas  definitivas para mejorar tu surfing”. Hoy os damos nuestra opinión sobre estas tablas de surf softboard que nos han cautivado por su calidad, rendimiento y versatilidad

Nuestro equipo de expertos ha surfeado todas las tablas de Mick Fanning Surfboards en algún momento y además hablamos con surfistas de todo el mundo de los que recibimos sus comentarios sobre el rendimiento de las tablas en todo tipo de condiciones. Por lo que estamos bien situados para hablar de todos los aspectos de las Mick Fanning soft boards.

En el siguiente vídeo os dejamos los comentarios de nuestros expertos.

No te pierdas nuestras reviews de las tablas de surf de Mick Fanning. 6 modelos Tablas de surf soft con las que abarca un público de surfistas muy amplio. Desde el surfista de iniciación con tablas como la Beastie o la Black Diamond hasta surfistas de nivel avanzado que buscan una tabla de verano como la Catfish o una tabla para la Citywave de Madrid como la Little Marley.

≫ Dónde comprar los corchopanes de Mick Fanning

Su línea de tablas de surf ya está a disponible a la venta en Single Quiver. Si tienes cualquier duda, ponte en contacto con nosotros. Estaremos encantados de asesorarte en la compra de tu primera Mick Fanning Softboard.

Singlequiver es tienda oficial Mick Fanning Softboards. Nuestro equipo de expertos ha surfeado todas las tablas de MF Softboards  en algún momento y además hablamos con surfistas de todo el mundo de los que recibimos sus comentarios sobre el rendimiento de las tablas en todo tipo de condiciones. Por lo que estamos bien situados para hablar de todos los aspectos de los soft de Mick Fanning.

Otros datos de interés de Mick Fanning

hijo mick fanning
La familia de Fanning

El quiver de Mick Fanning

Si tienes curiosidad por saber qué tablas de surf componen el quiver de Mick Fanning, no te pierdas este vídeo en el que el australiano nos abre las puertas de su garaje.

La película de Mick Fanning

Os dejamos el reportaje que la cadena de televisión ESPN dedicó en el programa E:60 al surfista. Más allá de esos 37 segundos de terror.  Un vídeo de 23 minutos en el que repasan los momentos más estelares del surfista. 

≫Otras leyendas del surf

Si os ha gustado este post y queréis ir conociendo más leyendas del surf estar al loro porque esto no ha hecho más que empezar.

También podéis compartirlo, darle a like o  subscribiros a nuestro Boletín de Noticias.