la barra mundaka

Mundaka la izquierda mágica

No hay una izquierda tan perfecta ni tan larga. Es la mejor ola de Europa y una de las diez mejores del mundo. Cuando la barra rompe de verdad puede alcanzar los cinco metros de altura y los cuatrocientos de recorrido. Hablamos de la ola de Mundaka, un sueño que ha convencido a muchos surfistas profesionales de que en la vida hay algo más que cabalgar derechas. Con ella iniciamos una nueva sección, ATLAS DE OLAS MÍTICAS.

mundaka surf

Foto @Mitxel Andreu

No hay nadie que haya visitado Mundaka uno de esos días en que el mar entra con fuerza y no haya sucumbido a la belleza y majestuosidad de su ola y, sobre todo, que no haya percibido, y aun respirado, la leyenda que rodea esta pequeña localidad pesquera de Vizcaya. Cuando las condiciones son las ideales, “la barra”, como se conoce coloquialmente, es un espectáculo y el mirador de la Atalaya un ir y venir de fotógrafos y aficionados al surf.

Situada en la limpia y perfecta desembocadura de la ría de Urdaibai, con una orientación muy peculiar, la ola de Mundaka es una izquierda superlativa que rompe sobre un banco cambiante de arena formando tubos de ensueño. Se trata, sin duda, de una ola exigente y difícil de surfear que se va levantando y entubando a lo largo de un recorrido que parece no acabarse nunca; una ola que hay que saber leer muy bien y en la que también tienes que aprender a caer, especialmente si estás dentro del tubo.

Un mal cálculo en Mundaka o un descuido puede convertirse en el peor plastazo de tu vida. Y eso es así porque la playa de Mundaka es una playa poco profunda, lo que, sumado a la velocidad a la que se surfea la ola, hace que el golpe sea de campeonato. El accidente que sufrió Kepa Acero el dos de enero de 2017 es, quizá, el ejemplo más conocido: dos vértebras rotas, una dorsal también y una cervical desplazada. El mismo Kepa contó a Verne su experiencia desde el hospital de Cruces:

“Sabemos caer de manera que no te hagas daño, pero esta vez fue sin control. No me lo esperaba. Sentí como si se apagara el mundo. Perdí la consciencia durante un instante y desperté bajo el agua. Intenté nada hacia la superficie, pero no podía moverme. Mi cuerpo no respondía. Entonces pensé que no iba a salir (…) Afortunadamente, había un chico cerca que me había visto caer. Me subió a la tabla y me sacó. Me salvó la vida”.

accidente mundaka kepa acero

Kepa Acero en el hospital tras su accidente en Mundaka

Todo es diferente en Mundaka. Cada día es diferente. Como dice Wayne Lynch, uno de los iconos del surf australiano y también un rendido admirador de “la barra”, puedes quedarte sentado en el outside a esperar, pero si te metes un poco en el inside puedes pillar la mejor ola que jamás hayas imaginado surfear en la desembocadura de una ría. Un ride larguísimo.

La clave para surfear la ola de Mundaka es echarte hacia abajo, levantar el culo en caída libre, girar y ver que tienes cincuenta metros de ola cerrando delante de ti, y también tiempo suficiente para meterte en el tubo. Y luego, una vez dentro, mantener la calma para recorrer los más de trescientos metros de tubos perfectos, confiando en que van a escupirte sano y salvo.

Aquellos maravillosos años

“La extraordinaria calidad de la ola de Mundaka fue descubierta por surfistas extranjeros que la mantuvieron en secreto , mientras pudieron, como un pequeño paraíso escondido en un pequeño rincón de la Península Ibérica”, cuenta Craig Sage en el que es el mejor libro que se ha escrito sobre “la barra”: Mundaka, Surf to live, Live to surf, donde este australiano que lo abandonó todo por una ola perfecta en un pequeño pueblo de Vizcaya recorre su vida en paralelo a la historia del más popular santuario surfero de Europa.

“Nunca éramos más de cinco o diez en el agua, casi siempre cinco extranjeros y un surtido de los de Sopelana y los pocos de Bakio. Me acuerdo que éramos conscientes de que estábamos viviendo un momento irrepetible”

dice Sage de los viejos buenos tiempos de Mundaka, finales de los setenta-principios de los ochenta. Y, no sin cierta nostalgia, añade:

“Todos los que surfeábamos allí sabíamos que era una ola fuera de lo normal y por eso hubo una especie de pacto de silencio entre locales y extranjeros para no descubrir al resto del mundo que había una ola mágica en Mundaka”.

Pero los paraísos, y en el surf más aún, son efímeros. El secreto de que existía una ola perfecta en el País Vasco no tardó mucho en ser una noticia a voces; se produjo la peregrinación masiva; llegó el Campeonato Mundial de Surf; Mundaka se convirtió en una especie de Eldorado para surfistas; y como diría John Ford, empezó a escribirse la leyenda.

Todos los surfistas de Mundaka

Por supuesto, el número de surfistas que han disfrutado o aún disfrutan la ola de Mundaka con estilo, potencia e inteligencia no es pequeño. Tom Curren, Marc Paarman, Ibon Amatriain, Iker Fuentes, los hermanos Acero … Pero si tuviéramos que elegir uno, en El Pico nos quedamos con Txaber Trojaola, cuya manera de cabalgar “la barra” tiene mucho que ver con la esencia del surf, con la profundidad – o la profundidad potencial – que uno puede alcanzar en una ola si le dedica toda su pasión e inteligencia.

 

 

GUÍA PRÁCTICA MUNDAKA

La mejor época para surfear la ola de Mundaka:

Otoño e invierno. En cualquier caso, antes de nada te aconsejamos que mires las previsiones de olas para los días que tengas planeado viajar.

¿Qué tabla de surf recomendamos usar en la ola de Mundaka?

Un modelo diseñado especialmente para “la barra” es la Clayton Mundaka, que te da ese extra de seguridad que necesitas. Pero si la Clayton no te convence, lo mejor será que metas en tu funda una tabla todoterreno, tipo la DNA, la preferida de Mick Fanning. Otra muy buena opción para presupuestos más ajustados es la Alone Captain.

¿Qué traje de neopreno recomendamos para surfear en Mundaka?

La elección del traje de neopreno, dependerá de la época del año en la que viajes.  De Enero a Febrero la temperatura del agua ronda los 12 grados. En esta época te recomendamos utilizar un neopreno de 5 mm de espesor. Es decir, un 5/4/3 o un 4/3 con gorro, escarpines y guantes.

Si viajas a Mundaka de Marzo a Abril, la temperatura del agua es algo más agradable y sube hasta los 13 grados. Aún así y si no quieres pasar frío continuamos con la misma recomendación de neoprenos. 4/3 o incluso 5/4 dependiendo de la temperatura exterior.

De Mayo a Junio, el agua sube hasta los 15 grados. Esto nos permite abandonar el 4/3 mm y pasar a un 3/2. El mejor traje de neopreno 3/2 que hemos tenido ocasión de probar es el Oneill Hyperfreak 3/2 mm con cremallera en el pecho. Un traje que nos ha cautivado tras haberlo testeado y cuya review completa podéis leer en nuestra sección de Neoprenos o haciendo click aquí.

De Julio a Agosto, es la época del año con el agua más caliente. Entorno a los 19 – 21 grados. Aquí os recomendamos un 2/2 mm como el Hammer de Oneill. o incluso surfear en bañador los días soleados.

Entre Septiembre y Octubre puedes continuar con el 2/2 o si eres más friolero pasarte a un traje 3/2 mm.

Y por último Noviembre y Diciembre es hora de sacar nuevamente del armario el 4/3.

¿Cómo llegar a Mundaka?

Autobuses: La línea A3515 (Bilbao-Amorebieta/Etxano-Gernika-Bermeo) de Bizkaibus. Salida de la calle Hurtado de Amezaga junto a la estación de Abando. Los autobuses Bizkaibus funcionan cada media hora entre semana y cada hora los fines de semana y festivos.

Trenes: Bilbao-Bermeo de Euskotren. Salida de la estación de Atxuri o conexión con el metro en la estación de Bolueta. Cada media hora entre semana y cada hora los fines de semana y festivos. El trayecto dura menos de una hora.

En coche: desde Bilbao se tarda aproximadamente 40 minutos en llegar a la villa de Mundaka. Carretera BI-631 dirección Munguia.

mirador mundaka

Mundaka desde San Pedro

¿Dónde comer en Mundaka?

Restaurante Asador Portuondo. Cocina tradicional basada en pescados y carnes. Saciado el apetito, quedan las vistas, una de las más hermosas del País Vasco: la ría de Mundaka, la playa, el mar… Ver atardecer desde el mirador de Portuondo es una de las cosas que hay que hacer, al menos, una vez en la vida.

Restaurante La Fonda. comida casera. Espectacular tarta de queso. El menú del día cuesta 12,50 euros.

¿Dónde dormir en Mundaka?

Los mejores hoteles para alojarse en Mundaka son el Hotel Atalaya, el hotel el Puerto y el Mundaka Hostel & Sports Café.

¿Qué ver en Mundaka?

Hay quien piensa que Mundaka es el pueblo más bonito de la costa de Vizcaya. Y sin duda, es uno de los más evocadores y agradables de visitar. El puerto de tamaño diminuto, angosto como un pozo, su iglesia de Santa María, grande y gris junto a la ría, su hermosísimo paisaje marino de verdes y azules imborrables… tienen un encanto que no se ve alterado ni siquiera por la lluvia.

Lectura recomendada: Las mejores olas del País Vasco

mundaka que ver

Puerto de Mundaka

 

“La barra” es el hito principal de Mundaka y, por supuesto, su “ mayor monumento”. Se puede ver viviéndola desde dentro, es decir, surfeándola, o desde el mirador de la Atalaya, junto a la bella iglesia de Santa María. Pero Mundaka tiene además un tesoro inesperado: la ermita de Santa Calina, una pequeña iglesia de transición entre el gótico y el renacimiento. Lo que más llama la atención es la armonía del templo con el paisaje.

Txaber Trojaola Mundaka

Txaber Trojaola Mundaka foto @Mitxel Andreu

Si te gustó este artículo puedes compartirlo, darle a like o  subscribirte a nuestro Boletín de Noticias.  No dejes de visitar nuestra sección de Surfttrips.Donde además de los mejores destinos para tus viajes de surf, encontrarás una guía de aerolíneas para viajar con tablas de surflas mejores temporadas de olas por países.

Síguenos en Youtube

https://www.youtube.com/c/EnelpicoSingleQuiver

Síguenos en Facebook:

https://www.facebook.com/enelpico/

Síguenos en Instagram:

https://www.instagram.com/singlequiver_enelpico/

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.