Teahupoo, la ola del fin del mundo

Con razón lleva el nombre de un sanguinario rey de Tahití. No hay una izquierda más hermosa y terrible. Teahupoo es una ola potentísima que rompe con gran virulencia sobre una barrera de coral afiladísima y poco profunda. Una erupción de realismo mágico con más tubo que pared. Un examen para poner a prueba la cordura de los más experimentados surfistas. Con ella publicamos la cuarta entrega de nuestra sección ATLAS DE OLAS MÍTICAS.

 

Pato Teixera Surf Teahupoo

Pato Teixera Surf Teahupoo

 

POR E.TORRICHELLI

Antes de seguir leyendo, cierra un momento los ojos. Estás en Tahití. La Polinesia Francesa. Los Mares del Sur. El lugar mágico que cautivó a Gaugin. La tierra prometida de Stevenson. Playas solitarias, palmeras cimbreantes, aguas nítidas…

Pero Tahití no sólo es un juego de imágenes literarias: la isla paradisíaca donde todo náufrago desearía perderse. Los caprichos de la naturaleza  han dotado también a Tahití de un surf increíble. No en vano, muchos comparan hoy a la Polinesia Francesa con lo que las islas Hawái fueron hace cincuenta años. Un paraíso inmaculado de olas sin masificar. Una mezcla indescriptible de alegría y gratitud.

Tahiti

Tahiti

Por supuesto, hablar de Tahití es hablar de sus reef passes. Y por encima de todo, de Teahupoo, epicentro de una de las pruebas más famosas de la WSL: la Billabong Pro Teahupoo, que tiene lugar entre el 23 de agosto y el 3 de septiembre.

Un regalo inmerecido

Teahupoo empobrece el lenguaje. Y la razón es que no hay palabras que puedan describirla correctamente. “Para empezar”, dice Bruce Irons, “es una ola jodidamente terrorífica. Aunque la satisfacción que te proporciona es también mucho mayor que la que puedes encontrar en cualquier otro lugar del mundo. Salvando Pipeline, claro”.

Teahupoo rompe setecientos metros mar adentro, sobre un arrecife de coral afilado como cuchillas que vigila de cerca a los surfistas que lo sobrevuelan. Y sin duda, constituye un imán irresistible. Un sueño alejado del mundanal ruido. Un regalo inmerecido. Una inmaculada y monstruosa izquierda que rompe con una abundancia digna del Jardín del Edén.

 

Muchos comparan hoy Tahití con lo que las islas Hawái fueron hace cincuenta años: un paraíso inmaculado, con olas sin masificar, una mezcla indescriptible de alegría, miedo y gratitud.

 

Oníricas, cargadas de energía eléctrica. Así son las sesiones en este rincón perdido de la Polinesia francesa. Y eso es así porque Teahupoo es una virulenta, rápida y compacta muralla de agua que parece desafiar las leyes de la naturaleza. Como dijera el periodista Graig Jarvis, al ser un potentísimo tubo de principio a fin,  cada ola en Teahupoo está impregnada de la excepcionalidad de una ocasión única en la vida.

Teatro de sueños y pesadillas

Cuentan que Buzzy Trent, una vieja gloria de olas grandes, dijo una vez: “Las olas grandes no se miden en metros, sino en incrementos de terror”. Si es cierto que lo dijo acertó por completo con Teahupoo, una ola aterradora y verdaderamente peligrosa que normalmente no sobrepasa los cinco metros.

Caerse en Teahupoo no es una opción. Y de ello dan cuenta las vidas que ya se ha cobrado el arrecife. No por casualidad tiene el nombre de uno de los personajes más sanguinarios de toda la historia de Tahití: un rey célebre por su afición a coleccionar cabezas.

 

Teahupoo John John florence

Teahupoo John John florence

 

Muchos son los momentos históricos que nos ha regalado esta ola aterradora. Pero, sin duda, el momento que todos recordamos es el Código Rojo del año 2011.

 

   Caerse en Teahupoo no es una opción. No es ninguna casualidad que su nombre signifique “muro de calaveras”.

 

Jamás se había visto nada igual en Teahupoo: las olas de aquella mañana (27 de agosto) eran de lejos las más grandes y terroríficas que se habían producido en el transcurso de la prueba tahitiana. ¡Diez metros! La Marina Nacional Francesa había asignado a la zona doble código rojo. El concurso se había suspendido. Pero algunos de los mejores surfistas del planeta no estaban dispuestos a dejar pasar la ocasión. Nathan Fletcher, Dylan Longbottom, Dean Morrison, Bruce Irons …se lanzaron a engañar a la muerte en cada ola. Y salieron vivos para contarlo.

Código Rojo

“Lo que ocurrió aquel día trascendió al surf.  Yo estaba aterrado. Aquellos chicos se estaban jugando la vida”, diría más tarde Kelly Slater, testigo de la hazaña. El miedo, en efecto, cortaba el aire. “Había una parte de mí que me decía que no debía entrar en el agua. Algo me decía, Dylan, es imposible cabalgar eso. Pero había que intentarlo. Era el día”, recuerda Dylan Longbottom, uno de los valientes que no pudo resistirse al terrible canto de sirena de aquella mañana de agosto.

Dylan Longbottom Teahupoo

Dylan Longbottom Teahupoo

 

Todos hemos visto las imágenes en el documental Código Rojo. Morrison cayéndose dramáticamente y partiéndose un tobillo. Bruce Irons saliendo ileso de milagro de las potentes nervadura de una ola descomunal. Los zarpazos que el arrecife le produjo a Raimana Van Bastolaer. Y por supuesto, la inmensa carrera de Nathan Fletcher cabalgando la ola más aterradora del año. Una carrera que le valió el premio XXL Ride of the Year.

 

Lo que ocurrió la mañana del 27 de agosto de 2011 en Teahupoo fue tan épico que todavía se habla de ello

“Recuerdo – contaría después Fletcher – que, cuando me soltó, el conductor de la moto comenzó a gritar: ¡Corre, corre, corre! Y también recuerdo que escuché gritar a Bruce Irons: ¡Nooo! ¡Nooo! Pero ya era tarde. No podía dar media vuelta. De pronto, estaba dentro de aquel monstruo. La ora era gigante y sabía que no podía acabarla. Surfeé a velocidad salvaje todo lo que pude, hasta que me engulló. Me sentí como un muñeco de trapo en manos de aquel monstruo furioso”

 

Nathan Fletcher Teahupoo

Nathan Fletcher Teahupoo

Los mejores surfistas de Teahupoo

Teahupoo es uno de los grandes paseos de la fama del surf. Los mejores surfistas del mundo han empujado este deporte hacia delante cabalgado la gigante ola tahitiana. Y es que Nathan Fletcher no es una excepción. Son muchos los que han dejado en la Polinesia francesa sus más brillantes actuaciones sobre una ola. La selección es salvajemente subjetiva, y obviamente no quiere ser exhaustiva:

En primer lugar, Corey López. Si Teahupoo es hoy una de las olas más célebres del planeta parte de la culpa es de Corey. La gente, en los noventa, sabía que el spot tahitiano era el arrecife de coral más pesado del mundo. Y también sabía lo aterrador que podía ser. Pero nadie había explorado realmente sus límites. Corey fue el primero. El mundo quedó conmocionado cuando Teahupoo cobró vida de verdad en 1999. Y él se lanzó a surfear la ola más gruesa y oscura que nadie había intentado remar antes.

Corey López Teahupoo

Corey López Teahupoo

Si Corey López mostró al mundo lo que se podía montar en Teahupoo, Nathan Florence nos enseñó lo que se podía hacer en realidad. Y lo consiguió escapando de lo que muchos consideran el mejor tubo jamás hecho.

Nathan Florence Teahupoo

Nathan Florence Teahupoo

Bruce Irons es otro de los elegidos. Bruce parece tener un conocimiento enciclopédico del arrecife. Y probablemente no haya otro surfista en el mundo que posea el dominio suficiente de Teahupoo como para marcarse un tubo a ciegas. ¡Con los ojos vendados!

Bruce Irons Teahupoo a ciegas

Bruce Irons Teahupoo a ciegas

Kelly Slater ha redefinido muchos aspectos del surf. Y como cabe esperar, Teahupoo también ha sido el escenario privilegiado de su enorme talento. Los 10 perfectos de 2005 y 2010 forman parte de la historia del surf. Pero la memoria es caprichosa, y yo me quedo con el duelo que mantuvo con John John Florence en 2014. Fue un momento inolvidable: la experiencia de la vieja escuela y la imaginación juvenil cara a cara. El resultado, un empate perfecto de 9,77. Y la victoria, para Slater al tener la puntuación más alta en una ola.

Os dejamos el vídeo de la mejor manga de todos los tiempos en Teahupoo. Kelly Slater vs John John Florence Teahupoo 2014.

Los ganadores de Teahupoo  

Teahupoo se convierte en un gran show durante la prueba del campeonato mundial: embarcaciones, tablas, motos de agua, chiringuitos improvisados sobre las aguas… Las jornadas del Billabong pro Teahupoo son una singular batalla naval en la que se lucha por llenar el mejor tubo. Estos son los surfistas que han ganado en Tahití.

Año Campeón Billabong Pro Teahupoo
1999 Mark Occhilupo
2000 Kelly Slater
2001 Cory Lopez
2002 Andy Irons
2003 Kelly Slater
2004 CJ Hobgood
2005 Kelly Slater
2006 Bobby Martinez
2007 Damien Hobgood
2008 Bruno Santos
2009 Bobby Martinez
2010 Andy Irons
2011 Kelly Slater
2012 Mick Fanning
2013 Adrian Buchan
2014 Gabriel Medina
2015 Jeremy Flores
2016 Kelly Slater
2017 Julian Wilson
2018 Gabriel Medina

 

GUÍA PRÁCTICA TEAHUPOO

 

Cuando ir a Tahití en busca de olas

Tahití ofrece surf todo el año. Pero la mejor época para ir es entre abril y octubre. El oleaje del sur golpea la isla en esas fechas y activa los famosos canales de arrecife mar adentro.

Visita windguru Teahupoo o surf forecast Teahupoo antes de planificar tu viaje. Una vez allí utiliza la webcam Teahupoo para ver el estado del mar.

Cómo ir a Teahupoo

Air France ofrece varios vuelos semanales desde España vía París y Los Ángeles. Air Tahití Nui también vuela regularmente al aeropuerto internacional de Papeete (capital de la isla) desde París. Echa un vistazo a nuestra guía de tarifas de aerolíneas para viajar con tablas de surf.

Qué tabla de surf me llevo a Tahití

Para surfear en Teahupoo recomendamos una tabla con round pin. Tipo la DNA de DHD Surfboards  o la SweetSpot de la marca australiana. La Ghost de Pyzel es otra muy buena opción. De hecho es la elegida por John John Florence para surfear en Tahití.  Estas 3 tablas están diseñadas para resistir en las condiciones más exigentes.

Otras olas en Tahití 

La acción de verdad está en Teahupoo o en otros reef passes como Taapuna. Pero Tahití cuenta también con excelentes rompientes de nivel: Papara y Papenoo son dos ejemplos de surf espléndido.

No te olvides

Tahití es una isla en el Pacífico Sur. El clima es tropical. La temperatura media es de 27º y la del agua ronda los 26º. Y ah, muy importante, tómatelo con calma. ¡Estas en tiempo isleño! En la Polinesia Francesa no existe la palabra prisa. Y eso incluye los restaurantes, los bares, el transporte público, y la vida en general.

Si te gustó este artículo puedes compartirlo, darle a like o  subscribirte a nuestro Boletín de Noticias.  No dejes de visitar nuestra sección de Surfttrips.Donde además de los mejores destinos para tus viajes de surf, encontrarás una guía de aerolíneas para viajar con tablas de surflas mejores temporadas de olas por países.

Recuerda que en SINGLE QUIVER disponemos de una amplia gama de material técnico para que disfrutes al máximo del skate y del surfskate. No olvides visitar nuestra sección de tablas de surf en stock. Y si tienes alguna duda, escríbenos o llámanos. Estaremos encantados de poder ayudarte en la compra de tu primera tabla de surf.

Además te damos la oportunidad de FINANCIAR tus compras hasta en 12 meses y te la ENVIAMOS GRATIS a casa.

 

Síguenos en Youtube

https://www.youtube.com/c/EnelpicoSingleQuiver

Síguenos en Facebook:

https://www.facebook.com/enelpico/

Síguenos en Instagram:

https://www.instagram.com/singlequiver_enelpico/

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.