Saltar al contenido

Stephanie Gilmore, la mejor surfista de la historia

stephanie gilmore campeona mundo

Stephanie Gilmore, siete veces campeona del mundo de surf, icono de Australia

Tiene el fuego, la pasión y el instinto ganador de los más grandes deportistas de la historia. Y un talento sobrenatural para bailar con el océano. Hablamos de Stephanie Gilmore, siete veces campeona del mundo,  una leyenda en activo que representa la  mejor cara del surf competitivo del siglo XXI. Pura gracia sobre las olas. Pura inspiración.

E.TORRICHELLI / PATRIKIA

Toda historia tiene un comienzo. Y la historia de Stephanie Gilmore arranca en Australia, Nueva Gales del Sur, donde nació en 1988, y en Coolangatta, Queensland, donde creció y maduró como surfista. Las multitudes en los spots de Coolangatta tienen más grosor que la maleza; y, lo que es todavía peor, quizá sean las más competitivas del mundo. Stephanie Gilmore empezó a cabalgar olas con diez años. Y a los trece ya peleaba en Superbank, una de las mejores y más encrespadas olas del mundo,  para hacerse un hueco en el line up.

“Recuerdo – confesó a la Rolling Stone en una ocasión – lo importante que era no sentirme intimidada por un spot lleno de chicos”.

Para Gilmore el surf fue el campo de juego, el objeto de sus deseos, su adoración más profunda, y muy pronto, también la finalidad, la meta. Mientras sus amigas de la escuela secundaria hacían hincapié en elegir carreras universitarias, ella miraba a su propio futuro con una certeza poco común:

“Recuerdo que tenía una sensación muy fuerte de que el surf, el surf profesional, era lo que quería e iba a hacer el resto de mi vida”

Y vaya si ha sido  así. La australiana pertenece a la realeza del surf; es una estrella de las olas que ha batido todos los récords que podían batirse, y que, además, no parece estar dispuesta a bajar la velocidad. Como dijera Nathan Florence: “Ella sólo domina”.

Gilmore la surfista profesional con más victorias de la historia

Para muchas surfistas profesionales la competición es un oficio, un modo de vida.  Para unas pocas, es una especie de arte. Son éstas las surfistas que pueden ganar varios campeonatos consecutivos. Stephanie Gilmore juega en esa liga, y lo hace desde su debut en el Tour.

Stephanie Gilmore sobre su exitosa carrera: “Para ganar varios títulos de modo consecutivo hay que trabajar mucho la técnica, conocer los spots, las olas, el océano… Pero también hay que tener suerte. El océano es distinto cada minuto. No se puede ganar una serie controlando las olas. Hay que esperar y aprovechar las mejores. Y puede ser que esa ola no llegue… “

Sí, los números de Gilmore pertenecen a otra galaxia. Ganó el Roxi Pro Gold Coast en 2005, cuando tan sólo era una suplente en la gira. Se clasificó para la ASP World Tour en 2007  y ese mismo año, siendo una rookie,  logró alzarse con el título, una hazaña que nadie había logrado antes.

Y claro, eso sólo fue el comienzo. Repitió en 2008, 2009 y 2010, año en que su actuación sobre las olas mereció uno de los premios más prestigiosos del deporte, el Laureus World Sports Award.  Volvió a coronarse en 2012 y en 2014, títulos a los que sumó dos ESPN ESPY a la mejor atleta femenina en 2011 y 2013. Y tras un largo camino en el desierto, se impuso nuevamente en 2018, igualando el récord de  Layne Beachley.

La mejor de todos los tiempos… La más grandes de la historia… La reina del océano… Son tópicos, cierto. Pero ¿qué otra cosa podemos decir de la surfista australiana? Stephanie Gilmore ha golpeado y sometido bajo su reinado a una rival tras otra. Y siempre con una sonrisa. Porque las victorias de Gilmore fluyen sin costuras, sin estridencias. Como ha dicho Kelly Slater:

“Stefanie sólo necesita surfear. Ella está en las rondas de la misma forma que Dane Reynolds. La competición no remueve su sangre. Ella compite duro, pero con una naturalidad que la hace diferente”.

Stephanie Gilmore con su sexto título mundial obtenido en 2017 Fotografía: © WSL

La sonrisa de una deportista diferente

En efecto, Stephanie Gilmore parece incapaz de usar el juego psicológico con una rival o de pasar una ronda de un modo que no sea limpio. Sobre esta faceta de la campeona australiana, Coco Ho decía hace un año en Stab Magazine:

“Steph es increíble. Recuerdo una ronda con ella. Yo estaba pasando por un momento difícil y no quería competir. Ni siquiera quería estar allí, en el agua. Y Steph me vio y se dio cuenta y remó hasta mí. Coco, inténtalo, me dijo. Y yo, ¿Qué? Me estaba animando. Y era una ronda que necesitaba pasar para ganar el título mundial. Normalmente, cuando ves esa debilidad en tu rival, estás feliz, dejas que se desinfle. Pero ella estaba entrenándome. Esa es Steph. Ese es su carácter. Resulta alentadora”.

Stephanie Gilmore
Stephanie Gilmore, Happy Gilmore

Tiempos difíciles

En Australia la llaman Happy Gilmore. Y es verdad que su sonrisa, eterna compañera de Gilmore, desprende felicidad. Por otra parte, viéndola cabalgar las olas del Tour o subiéndose al podio prueba tras prueba uno diría que jamás ha pasado por momentos duros.

Todos, cierto, la proclamaron enseguida como la elegida de los dioses. Y seguramente, lo es, lo era ya cuando empezó a destacar  con tan sólo trece años en Snapper Rocks. Pero su carrera para igualar los siete títulos de Layne Beachley y alcanzar el Olimpo del surf  no siempre ha sido un camino de rosas.

Fotografía: @stephaniegilmore

Stephanie ha tenido lesiones, ha mordido el polvo y saboreado la amargura de la derrota.  Poco antes de alzarse con su sexto título en Maui, confesaba a la prensa especializada: “Tengo veintiséis años y siento que estoy empezando”. Justo al año siguiente se lesionaba en Margaret River: una fractura de peroné. Luego irrumpió en escena un cometa llamado Tyler Wright, que se llevó los campeonatos de 2016 y 2017. Y sin bien nos dejó destellos de su surfing  superlativo, lo cierto es que Gilmore sólo consiguió ganar una prueba en esos tres años, el Roxi Pro Gold Coast de 2017.

Fotografía: @stephaniegilmore

Hay quien dice que llegó a coquetear con dejar el Tour y dedicarse a viajar por el mundo como free surfer. Ella lo niega. Pero reconoce  que los malos resultados sí hicieron mella en su confianza:

“Cuando tu ranking desciende”, confesó después de coronarse por séptima vez en 2018, “piensas: Oh, ¿debería seguir haciendo esto? Nunca quise renunciar ni nada de eso. Sin embargo, cuando perdí en Snapper a principios de este año, estaba tan disgustada que me di cuenta de lo mucho que quería estar aquí. Me di cuenta de lo mucho que quería volver a ganar un título mundial”.

Los mejores momentos de Stephanie Gilmore en competición

Son muchos los momentos estelares que Gilmore nos ha regalado en el Tour.  Pero puestos a elegir, yo me quedaría con dos. El primero, el campeonato de 2014, con aquel  maravilloso 10 en Trestles y ese memorable duelo a cuatro entre ella, Sally Fitzgibbons, Carissa Moore y Tyler Wright que sólo se decidió en Maui, la última prueba de la gira.

Stephanie Gilmore con el trofeo de Maui  Fotografía: © WSL

El otro momento, como no podía ser de otro modo,  es la gira de 2018. Siempre se ha dicho que es más fácil recuperar la corona después de una sequía prolongada de títulos que conquistarla por primera vez. Y, en el caso de la australiana, es verdad.

Stephanie tuvo que trabajar muy duro para recuperar el instinto ganador y volver a ser esa killer sonriente de su primeros años como profesional. Claro, que enfrente tuvo a una Lakey Peterson superlativa que despertó la mejor versión de la australiana. Fue un campeonato de locura, uno de las carreras al título más emocionantes que se recuerdan. La joven surfista de Santa Bárbara llegó a liderar el Tour hasta en dos ocasiones y plantó cara a Gilmore hasta la última prueba, en Maui, donde se desinfló en la segunda ronda.

2018 fue un año histórico también por un acto de justicia que ha tardado demasiado tiempo en llegar: la WSL anunció que, a partir de entonces, se retribuiría con igual cantidad monetaria los premios en las categorías masculina y femenina.

Stephanie Gilmore según Kelly Saler

¡Siete títulos mundiales!, se dice pronto. Pero la contribución de Stephanie Gilmore al surf va más allá de sus éxitos competitivos. Y cometeríamos un terrible error si olvidáramos su surfing puramente inspirador. Su estilo es fuerte, rápido, técnico. Como dice Kelly Slater, la australiana se conecta a la tabla y al océano de una manera muy especial:

“Es tan agradable de ver. Su surf es pura estética, una orquesta de poder y gracia”.

Yo diría más: es arte en estado puro. Y cualquiera que haya visto  The Tempest, filmado en Indonesia, o Vacation Island, en la North Shore de Hawai, estará de acuerdo conmigo. Las imágenes permanecen, no se van, como una buena canción. La velocidad, la potencia, los giros… Pura gracia sobre las olas ¿Lo veis? Stephanie Gilmore baila con las olas. Y es un baile que hipnotiza.

Planes del futuro de Stephanie Gilmore

¿Y el futuro? Antes de que esta terrible pandemia arrasara con todo, dejando en suspenso la vida tal y como la conocíamos, la surfista australiana tenía en mente los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Pero ahora, ¿quién sabe donde quedan los Juegos Olímpicos?

La pandemia pasará, cierto. Y estoy seguro de que Gilmore estará a punto para luchar por el oro cuando se dispare la luz verde de las Olimpiadas, se celebren donde se celebren. Y no tengo ninguna duda de que estará también en la pelea por el próximo campeonato mundial.  La presión, en ambos retos, será grande. Las surfistas más jóvenes vienen fuerte y rivales ya clásicos como Lakey Peterson y Tyler Wright no se lo pondrán nada fácil.

Fotografía: @stephaniegilmore

Pero no olvidéis una cosa. A los treinta años Kelly Slater había ganado seis títulos mundiales. Los siguiente cinco los consiguió entre los treinta y tres y los treinta y nueve. Stephanie ha cumplido treinta y dos. Y tiene el fuego, la pasión y un talento sobrenatural. ¿Hace falta decir más?

Hablamos con Stephanie Gilmore en el Pro France  2018

Durante el Pro France del 2018, tuvimos la oportunidad de charlar con Stephanie Gilmore. A continuación, os dejamos la entrevista en exclusiva que la surfista australiana concedió a EnelPico. Gilmore es tan risueña y sencilla, y resulta tan fácil y divertido hablar con ella, que,  a veces, se te olvida que quien está delante tuyo es una leyenda viva del surf.

 

Otros datos de interés de Steph Gilmore

gilmore dhd
Nuevos MIni Twin DHD Surfboards